Skip to content

Thomas alva edison

bombilla

(Milán, 1847 – West Orange, 1931) Inventor americano, el mayor genio de la era moderna. Además de la importancia de sus inventos, que se tradujeron en una importante contribución al desarrollo de la Revolución Industrial en su país y al mejoramiento del bienestar y las condiciones de vida de millones de personas, Edison se destaca como un modelo de tenacidad, como ejemplo del valor del esfuerzo incansable y del trabajo por encima del talento innato y la inteligencia. “Genio es diez por ciento inspiración y noventa por ciento transpiración” es quizás su frase más famosa.

La inteligencia del joven Edison, alérgico a la monotonía de la escuela, fue despertada por su madre. El milagro llegó después de leer un libro que ella le dio, titulado Richard Green Parker’s School of Natural Philosophy (La Escuela de Filosofía Natural de Richard Green Parker); tal fue su fascinación que quiso llevar a cabo todos los experimentos él mismo y poner a prueba todas las teorías que contenía. Con la ayuda de su madre, instaló un pequeño laboratorio en el sótano de su casa, convencido de que iba a ser inventor.

Thomas alva edison

A la edad de doce años, sin olvidar su pasión por los experimentos, consideró que estaba en su poder ganar dinero y sonido materializando algunas de sus buenas ideas. Su primera iniciativa fue vender periódicos y baratijas en el tren de Port Huron a Detroit. La Guerra Civil había estallado y los viajeros estaban ansiosos de noticias. Edison convenció a los telegrafistas ferroviarios para que pusieran titulares sobre la carrera en los tablones de anuncios de las estaciones cortas, añadiendo al final que los detalles completos aparecían en los periódicos.

Esos periódicos fueron vendidos por el propio Edison en el tren, y huelga decir que se los quitaron de las manos. Al mismo tiempo, compraba constantemente revistas científicas, libros y equipos, e incluso convirtió el vagón de equipaje del convoy en un nuevo laboratorio. Aprendió a telegrafiar y, después de conseguir una imprenta de bajo costo y de segunda mano, comenzó a publicar un periódico por su cuenta, el Weekly Herald.

En los años siguientes, Edison peregrinó a varias ciudades, trabajando como telegrafista para varias compañías y dedicando su tiempo libre a la investigación. En Boston, construyó un dispositivo para registrar automáticamente los votos y lo ofreció al Congreso. Los políticos consideraron el invento tan perfecto que no tuvieron más remedio que rechazarlo. Ese mismo día, Edison tomó dos decisiones. En primer lugar, juró que nunca inventaría nada que no sólo fuera nuevo, práctico y rentable. En segundo lugar, abandonó su carrera como telegrafista. Luego formó una sociedad y se fue a trabajar.

Perfeccionó el telégrafo automático, inventó un dispositivo para transmitir las fluctuaciones de los valores bursátiles, ayudó a construir la primera máquina de escribir y dio aplicación práctica al teléfono adoptando el micrófono de carbono. Su nombre comenzó a ser conocido, sus inventos ya le trajeron beneficios y Edison pudo comprar maquinaria y contratar trabajadores. No contaron las horas para él. Era muy exigente con su personal y le gustaba que trabajaran a destajo, por lo que los resultados eran a menudo positivos.

La bombilla eléctrica

A los veintinueve años compró una gran parcela de terreno en el pueblo de Menlo Park, cerca de Nueva York, e hizo construir allí un nuevo taller y una residencia para su familia. Edison se había casado con Mary Stilwell a finales de 1871; el punto culminante de la boda fue el trabajo que le tomó al padrino conseguir que el novio se pusiera guantes blancos para la ceremonia. Ahora tenía que mantener un hogar y se dedicaba, aún más, al trabajo productivo.

Su principal virtud fue, sin duda, su extraordinaria capacidad de trabajo. Cualquier detalle en el curso de su investigación le hizo vislumbrar la posibilidad de un nuevo hallazgo. Acababa de instalarse en Menlo Park, pero estaba completamente concentrado en un nuevo dispositivo para la grabación de vibraciones sonoras. La idea era antigua e incluso había sido posible grabar sonidos en un cilindro de cera, pero nadie había conseguido reproducirlos.

Edison trabajó día y noche en el proyecto y finalmente, en agosto de 1877, le dio a uno de sus técnicos un extraño boceto, diciéndole que construyera ese artefacto sin perder tiempo. Finalmente, Edison encendió la máquina. Todos podían escuchar una canción que había sido cantada por uno de los empleados minutos antes. Edison acababa de terminar uno de sus grandes inventos: el fonógrafo. Pero no todo fueron triunfos; muchas de las investigaciones de Edison terminaron en rotundos fracasos. Cuando las pruebas no fueron satisfactorias, experimenté con nuevos materiales, los combiné de manera diferente y seguí probando.

En abril de 1879, Edison abordó la investigación sobre la luz eléctrica. La competencia era muy feroz y varios laboratorios ya habían patentado sus lámparas. El problema era encontrar un material que pudiera mantener una bombilla encendida durante mucho tiempo. Después de probar varios elementos con resultados negativos, Edison finalmente encontró el filamento de bambú carbonizado.

Inmediatamente adquirió grandes cantidades de bambú y, mostrando su pragmatismo, estableció un taller para fabricar él mismo las bombillas. Entonces, para demostrar que la iluminación eléctrica era más barata que el gas, comenzó a vender sus lámparas por 40 centavos, a pesar de que le costaba más de un dólar hacerlas; su meta era aumentar la demanda para poder producirlas en grandes cantidades y reducir los costos unitarios. En poco tiempo, logró que cada bombilla le costara treinta y siete centavos: el negocio comenzó a funcionar sin problemas.

Como funciona la bombilla eléctrica

La bombilla eléctrica es posiblemente uno de los más grandes inventos en la historia de la humanidad. Desde el descubrimiento del fuego, que eliminó la dependencia humana de la luz solar, la creación de estas pequeñas lámparas ha ampliado la posibilidad de llevar luz a todas partes del planeta. Sin embargo, el funcionamiento de la bombilla incandescente original es muy diferente al de la bombilla fluorescente de bajo consumo actual.

Una bombilla incandescente, una de las tradicionales, en realidad funciona muy parecida a una antorcha. Se basa en el calentamiento de un metal, el tungsteno, por medio de una corriente eléctrica. Esta corriente, que pasa a través de este fino filamento, hace que el metal se incandescencia e irradia luz.

El principal problema con estas lámparas, y la razón de su retirada en los países occidentales, radica en su baja eficiencia. La mayor parte de la electricidad suministrada a una de estas bombillas se disipa en forma de calor. Hasta un 95% de la energía se pierde en forma de calor y sólo un pequeño porcentaje se utiliza realmente para proporcionar luz. Por eso, una vez encendidas, estas bombillas no se pueden tocar con las manos: queman más que la luz que proporcionan.

Desde finales del siglo XX, la bombilla fluorescente ha comenzado a reemplazar a la bombilla incandescente tradicional, generalmente por regulaciones gubernamentales que buscan la eficiencia energética.

Y esa es la gran ventaja de este tipo de lámparas: apenas emiten calor, ya que se basan en la emisión directa de fotones.

Las bombillas fluorescentes están formadas por un gas inerte, encapsulado en un vidrio que conecta dos filamentos. En este caso, la corriente eléctrica que calienta los filamentos permite que el gas se ionice.

De esta forma se genera un puente de plasma que provoca la emisión de fotones, es decir, luz.

Las lámparas fluorescentes originales eran largas y muy frágiles y requerían balastos magnéticos. Además de ser poco prácticos, por tener que ser sustituidos de vez en cuando, provocaban un efecto de parpadeo en la luz, que ha sido eliminado con los balastos electrónicos de las actuales lámparas fluorescentes compactas.

La presencia de mercurio en este tipo de lámparas, esencial para la emisión de fotones, hace que su reciclaje sea mucho más complejo que el de las bombillas incandescentes. No se pueden desechar tirándolos y necesitan ser colocados en contenedores específicos.

Imágenes de Thomas Alva Edison

bombilla

bombilla

Vídeos de Thomas Alva Edison