Skip to content

Que es el ambiente natural

medio ambiente

El Medio Ambiente es el sistema global constituido por elementos naturales y artificiales de naturaleza física, química, biológica, sociocultural y sus interrelaciones, en permanente modificación por la acción humana o natural que gobierna o condiciona la existencia o el desarrollo de la vida.

Se compone de elementos naturales como animales, plantas, agua, aire y elementos artificiales como casas, carreteras, puentes, etc.

Incluye aquellas cosas que son producto del hombre y que lo incluyen. Por ejemplo, las ciudades son el resultado de la sociedad humana y forman parte del medio ambiente. También la cultura de un pueblo, sus costumbres, sus creencias…

Algunos creen que el medio ambiente es sólo la naturaleza….. Pero no! El hombre también es parte de esto. Somos un componente muy importante porque podemos transformarlo más que cualquier otro ser del planeta… y por lo tanto tenemos una mayor responsabilidad.

Que es el ambiente natural

El medio ambiente está en constante modificación, positiva o negativa, por la acción del hombre o de la naturaleza. En otras palabras, los cambios pueden ser realizados por los seres humanos o por la propia naturaleza. Sin duda transformamos lo que nos rodea, pero la lluvia también moldea el paisaje, el mar construye y destruye playas, el frío y el calor rompen las rocas, otras especies son arquitectos de su entorno, etc.

En definitiva, el medio ambiente es todo aquello que nos rodea, que forma parte de nuestro entorno, ya sea biótico o abiótico, sumado a lo que nosotros mismos somos y creemos.

Aunque cada día vemos las razones por las que es tan importante proteger nuestro medio ambiente, todavía hay gente que se pregunta por qué y por qué debemos cuidar nuestro planeta.

Creemos que la belleza del mundo es inmensa y que la mera idea de perderlo poco a poco es terrible. Amar la naturaleza es lo que nos da la fuerza para defenderla día a día. Mirar el cielo despejado, observar un río claro y animado, sentir el aroma especial de un bosque después de la lluvia, contemplar a un pájaro construyendo delicadamente su nido….. todas estas cosas que queremos seguir haciendo.

Ahora, para algunos, amar al mundo no es razón suficiente. Y creemos que hay más….. Imaginen que la atmósfera fue prestada a los hombres. Cuando un amigo te presta un juguete o un libro puedes usarlo; está bien hacerlo. Pero estaría mal si lo rompieras, si lo usaras descuidadamente.

Es importante, pues, pensar que el mundo no nos pertenece, sino que nos ha sido prestado para que podamos vivir en él y usarlo sabiamente. Y eso es lo que debemos hacer… vivir, no destruir.

Si destruimos el medio ambiente nos estaremos perjudicando a nosotros mismos, a nuestros hijos y a nuestros nietos. Cuidar del mundo es cuidar de nosotros mismos, y esa es otra muy buena razón.

Tipos de ambiente

  • Acuático: este tipo de ambiente natural es donde se desarrolla la vida dentro de una determinada masa de agua, como un lago, un río, un mar, una laguna, un océano, un pantano, etc. Dentro de estos entornos, se puede distinguir entre entornos de agua dulce y de agua salada. Este rasgo es esencial para determinar el tipo de vida que se desarrolla en ellos, ya sea de plantas o animales, así como el uso que el ser humano puede darle.
  • Terrestre: este tipo de medio natural, por otro lado, es el que se desarrolla en el suelo terrestre. Dependiendo de la zona, el clima, las precipitaciones y otras variables, la vida que se desarrolla cambiará. Por ejemplo, en un ambiente desértico, las temperaturas son extremadamente altas durante el día y bajan significativamente durante la noche, lo que se conoce como amplitud térmica. Además, en los desiertos llueve muy poco, por lo que tienen un clima seco, lo que significa que hay poca vegetación, mientras que los animales tienen que adaptarse para vivir con esta escasez. A diferencia de este ambiente, las sabanas sí tienen precipitaciones, lo que permite el desarrollo de pastizales y plantas herbáceas. Además, habitan aves, mamíferos, reptiles y aves, entre otras variedades, además de ser un entorno adecuado para la ganadería. Otro tipo de ambiente terrestre es el de los bosques, que son mucho más húmedos que los dos anteriores y tienen una temperatura media de 25° C. Gracias a esto, la flora y fauna que se desarrolla es abundante y muy variada. Sin embargo, dependiendo de su ubicación, se pueden desarrollar diferentes bosques, uno de los cuales es el bosque húmedo tropical, donde llueve casi todo el año y donde se mantienen altas temperaturas. Como resultado, se genera abundante vegetación y se encuentran diferentes especies de reptiles, insectos e incluso anfibios. Por otro lado, existen bosques secos, que tienen, entre otras características, períodos lluviosos mucho más limitados y el invierno puede durar hasta nueve meses, por lo que la flora y fauna varía en relación a los anteriores.
  • Aéreos: a diferencia de los dos ambientes mencionados anteriormente, estos se caracterizan por ser transitorios, es decir, que los seres vivos no pueden vivir en ellos constantemente, sino que necesitan entrar en contacto con el suelo o el agua, ya sea para alimentarse, comer, beber, reproducirse o dormir. Esto se debe a que el ambiente del aire no ofrece las condiciones para llevar a cabo estas y otras actividades que son vitales para los seres vivos.

Importancia del ambiente

Si bien el concepto de medio ambiente se repite a menudo a nivel individual y en los principales medios de comunicación, su importancia real se ha puesto de manifiesto en los últimos decenios como resultado de una mayor conciencia ecológica y de las consecuencias de la destrucción del medio ambiente causada por efectos indeseables del progreso industrial y económico.

En forma sinóptica, todo lo que rodea e interactúa con los seres vivos en general, pero con el hombre en particular, puede entenderse como medio ambiente. Esta interacción motiva que la acción de la humanidad modifique el ambiente, pero también este ambiente conforma las más variadas circunstancias individuales y sociales de las personas. Mientras que en términos estrictamente biológicos el medio ambiente abarca los factores abióticos del ecosistema, en el ámbito social intervienen otros aspectos, como la educación, la cultura y los vínculos entre individuos, pueblos y naciones.

Para entender ambos aspectos que nos permiten definir el medio ambiente, puede ser útil aplicar los modelos de la teoría de sistemas, comúnmente utilizados en la informática y cada vez más aplicados en las ciencias biológicas. En este marco teórico generado por la llamada “teoría general de la información”, el medio ambiente (ecológico o social) se comporta como una acumulación de factores de distinta naturaleza que ejercen su influencia sobre un sistema (sociedad o ecosistema, por ejemplo) y generan modificaciones en su historia natural. Estas variables externas son para los seres vivos el entorno geográfico, los factores climáticos (precipitaciones, humedad, horas de exposición a la luz, temperatura, vientos) y la presencia agravante de contaminación (ruido, aire, agua, suelo). En el entorno social, las variables demográficas y socioeconómicas desempeñan un papel fundamental. Del mismo modo, no puede ignorarse la magnitud de ciertos factores de alto impacto, ya sean esperados (desastres provocados por el hombre, como guerras o desastres nucleares) o imprevistos (terremotos, inundaciones, huracanes, etc.).

Por lo tanto, la importancia del medio ambiente radica en su permanente intercambio con los seres vivos y con la humanidad en particular, con la capacidad mutua de modificación entre los dos actores, tanto en términos de beneficios como de repercusiones negativas.

Imágenes de ambiente

medio ambiente

medio ambiente

Vídeos de ambiente