Skip to content

Ingeniería electromecánica campo laboral

ingeniero en gestion empresarial
Ingeniería electromecánica campo laboral
Los ingenieros electromecánicos son capaces de afrontar los desafíos relacionados con los equipos e instalaciones eléctricas y su funcionamiento mecánico, térmico, hidráulico y neumático. Además, gracias al trabajo de los ingenieros electromecánicos, podrás bañarte todas las mañanas con agua caliente, recibir llamadas de tus amigos y compañeros, y encender la televisión para ver el siguiente episodio de tu serie favorita. Esto y mucho más es gracias a ellos! Pero entonces, si estos profesionales son tan importantes para nuestra vida diaria, ¿dónde puede trabajar un ingeniero electromecánico?

Qué es la ingeniería electromecánica

La electromecánica es la combinación de las ciencias electromagnéticas de la ingeniería eléctrica y la ciencia de la mecánica. La ingeniería electromecánica es la disciplina académica que se ocupa de ella, gracias a la cual se han producido importantes avances en el desarrollo tecnológico en la mayoría de los campos científicos.

Historia de la ingeniería electromecánica

La ingeniería es sin duda una de las profesiones más antiguas. Prueba de ello son los trabajos realizados hace muchos siglos por personas que practicaban lo que podría llamarse “Ingeniería Empírica”, porque se basaba en su imaginación e intuición, como los egipcios, incas, romanos, mayas, persas, aztecas, sirios y otros.

Entre sus principales logros están los siguientes: Edificios, carreteras, caminos y acueductos romanos; Las pirámides de Egipto, La Esfinge, La Gran Muralla China, La Rueda de Agua, etc.

Con el paso del tiempo se fueron construyendo cada vez más obras importantes y en la Edad Media (siglos V a XV) la ingeniería, aunque experimental, había alcanzado un desarrollo extraordinario. De esta época datan magníficos castillos, catedrales, canales de irrigación, puentes, acueductos y muchos otros.

En sus inicios, la Ingeniería estuvo ligada casi exclusivamente a actividades militares, gubernamentales y religiosas. Basta con mencionar los caminos, puentes, murallas, torres, faros, puertos, monumentos funerarios, etc.

En tiempos de paz, la Ingeniería se puso al servicio del bienestar del Ser Humano, al margen de la guerra y los ejércitos. Por eso cuando, en el siglo XIX, algunas Universidades comenzaron a ofrecer esta carrera, la llamaron Ingeniería Civil para distinguirla de la que ofrecían los militares (Ingeniería Militar).

Una serie de inventos caracterizaron esa época y facilitaron el proceso de industrialización, entre los cuales los más importantes fueron: La máquina de hilar Jenny (1770); el transbordador mecánico (1773); el telar mecánico (1787) y la máquina de vapor (1769).

Estos eventos decretaron definitivamente el surgimiento de la Ingeniería Mecánica y la Ingeniería Industrial.

Michael Faraday definió la inducción electromagnética con un simple experimento mediante el cual descubrió que una corriente podía ser inducida en un cable simplemente moviéndolo sobre un campo magnético (1831). Basándose en este principio, se fabricaron motores eléctricos y dínamos. Así nació la Ingeniería Eléctrica.

En consecuencia, a finales del siglo pasado el auge de la electricidad fue tal que ya existían muchas ciudades y edificios con alumbrado público. En las industrias las máquinas de Electricidad sustituyeron a las máquinas de vapor, lo que garantizó una mayor eficiencia productiva, contribuyendo al desarrollo industrial.

Por otro lado, los fenómenos electromagnéticos son conocidos desde el siglo VI a.C. gracias a los experimentos de Tales de Mileto, y el término electricidad (del griego Elektron que significa ámbar) fue introducido por el inglés Gilbert de Colchester, que fue el primero en estudiar sistemáticamente los fenómenos eléctricos.

También a finales del siglo XVII Otto Von Guericke estableció que existían dos tipos de electricidad; en el siglo XVIII se idearon: El electroscopio en 1705, la botella de Leyden (condensador experimental) en 1745, y el pararrayos en 1752.

En beneficio de la Humanidad a partir de los años veinte surgió el principal responsable del modernismo y el progreso tecnológico del mundo actual: La Ingeniería Electrónica.

Ingeniero Electromecánico

El Ingeniero Electromecánico está calificado para ocuparse de cuestiones relacionadas con instalaciones y equipos de funcionamiento eléctrico, mecánico, térmico, hidráulico, neumático, o la combinación de cualquiera de ellos.

Está capacitado para prestar servicios y organizar sus propias empresas de producción de bienes y/o servicios.

Está especialmente capacitado para atender a las pequeñas y medianas empresas en las que las diferentes funciones deben ser atendidas por un solo profesional.

Puede organizar, diagramar y dirigir la ejecución del mantenimiento predictivo y preventivo en instalaciones electromecánicas.

La formación de grado alcanzada le permite continuar su carrera como investigador en diferentes especialidades de ingeniería en el ámbito estatal o privado.

Diseño y construcción de instalaciones electromecánicas que hacen el progreso y el bienestar de los individuos y la sociedad. La idea principal es encontrar las mejores soluciones para mejorar la calidad de vida de la población.

Ingeniero electromecánico empleo

El Ingeniero Electromecánico es competente en diferentes sectores de la producción industrial y de los servicios en los que se requiere diseñar y poner en práctica sistemas, equipos o procesos para satisfacer necesidades de tipo eléctrico, electrónico y mecánico.

  • En la investigación e innovación en el campo electromecánico como base para el desarrollo tecnológico y competitivo propio no sólo a nivel regional, sino nacional e internacional.
  • Gestión de proyectos de ingeniería que abarcan los siguientes sectores: Energía, Siderúrgico, Petroquímico, Agroindustrial, Alimentario, Farmacéutico, Manufacturero, Eléctrico, Comunicaciones, Gas, Agua, Construcción y Transporte.

Ingeniería electromecánica campo laboral

  • Sector de la construcción: Son esenciales para la planificación de la estructura eléctrica de los edificios. Además, deben cumplir con las normas de seguridad eléctrica para evitar a toda costa que una estructura sufra un cortocircuito y se incendie.
  • Sector manufacturero e industrial: Hoy en día todo, absolutamente todo necesita electricidad, incluso el café caliente que se toma por la mañana; por lo que el ingeniero electromecánico debe estar presente para hacer conexiones sencillas, así como para hacer funcionar el motor de un ensamblador de automóviles, la turbina de un avión o el motor de un barco, o para hacer que se encienda el televisor. Estos profesionales pueden trabajar fácilmente en empresas manufactureras y de servicios industriales. Después de todo, ¡son los que dan vida a las máquinas!
  • Automóviles: Ese coche con el que sueñas no te servirá de nada si no pasa primero por las manos de un ingeniero electromecánico, ya que ellos se encargan de enlazar las transmisiones para que tengas el control total del coche.
  • Mantenimiento de equipos industriales: Algunas producciones industriales no pueden ser detenidas porque si lo son, podrían generar pérdidas millonarias. Para que no se produzca un desastre de este tipo, las empresas cuentan con planes de prevención y mantenimiento en los que deben participar ingenieros electromecánicos, cuya tarea es asegurar la redundancia de los sistemas eléctricos a través de generadores de energía o líneas de suministro independientes.
  • Sector de la Tecnología de la Información: La industria de las TIC es una de las más lucrativas del mundo y cada año requiere más y más espacio físico debido al crecimiento de las grandes corporaciones tecnológicas y la construcción de nuevos centros de datos. Como los equipos informáticos son tan delicados y caros, por supuesto, necesitan mucha energía, sistemas eléctricos seguros y también flujo redundante. Los ingenieros eléctricos deben asegurarse de que no haya interrupciones por la colocación de fuentes de alimentación ininterrumpida o UPS.
  • Mantenimiento a las subestaciones eléctricas: Al igual que con los equipos industriales, las subestaciones eléctricas necesitan un mantenimiento constante que incluye limpieza, inspección física, medición de la resistencia del aislamiento, reapriete de las conexiones, análisis físico-químicos, entre muchos otros factores y esa es, en parte, la tarea de estos ingenieros electromecánicos.