Skip to content

Ingeniería concurrente

Ingeniería concurrente
Ingeniería concurrente
La ingeniería concurrente es un esfuerzo sistemático para un diseño integrado y concurrente del producto y su correspondiente proceso de fabricación y servicio. Requiere que los desarrolladores tengan en cuenta todos los elementos del ciclo de vida del producto (PLC), desde el diseño conceptual hasta la disponibilidad, pasando por la calidad, el costo y las necesidades del usuario.

Ingeniería concurrente

La ingeniería concurrente, también conocida como ingeniería simultánea o ingeniería total, consiste en una metodología en la que el diseño del producto se integra en todos los procesos necesarios para su fabricación.

Para ello se tienen en cuenta todas las fases del ciclo de vida del producto, desde su nacimiento como concepto hasta su entrega al cliente, por lo que el proyecto se desarrolla conjuntamente por el personal de los diferentes departamentos de la empresa: diseño, fabricación, calidad, compras, seguridad…

El objetivo es reducir el tiempo total del proyecto realizando las actividades de diseño del producto y las actividades de ingeniería del proceso de producción de forma simultánea y no realizando una fase tras otra como sería el caso en la ingeniería convencional.

El modelo concurrente difiere del tradicional en que no tiene un concepto de empresa por etapas, en el que el producto pasa por cada departamento de manera ordenada. En el modelo tradicional, si algún departamento no está de acuerdo, está obligado a repetir su trabajo a los anteriores. En este modelo concurrente la organización se estructura de forma paralela y todas las ramas de la organización colaboran para alcanzar un objetivo común.

Los orígenes de esta metodología son diferentes según el autor al que se pregunte. Podemos concluir de su lectura que surgió alrededor de los años ochenta y que no es posible señalar un autor específico ya que incluye prácticas que se adoptaron en las organizaciones industriales desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

¿Cuál es la diferencia entre la ingeniería concurrente y la ingeniería convencional?

Ingeniería convencional

La ingeniería convencional utiliza un desarrollo de productos conocido como “Comunicación en la pared”. En este enfoque cada área de la empresa, después de ejecutar su parte, transfiere su resultado al siguiente sector. Quien reciba esta etapa encontrará sin duda alguna una falla según la perspectiva de su propia especialidad y la devolverá al sector original para los ajustes correspondientes.

Ingeniería Concurrente

La ingeniería concurrente se basa en el trabajo convergente de las diferentes etapas y requiere que se invierta más tiempo en la definición detallada del producto y en la planificación. Así pues, las modificaciones se realizan en la fase de diseño mucho antes de que se libere el prototipo o las muestras de producción, lo que supone una considerable reducción de los costos. Aunque con este enfoque de las primeras etapas el tiempo aumenta, también es evidente que el tiempo total del ciclo se reduce sustancialmente.

Herramientas de la ingeniería concurrente

Entre las ventajas de la ingeniería concurrente están las siguientes:

  • Ahorro de tiempo y recursos al evitar problemas de compatibilidad entre departamentos y sus respectivos retrabajos.
  • Mejora del servicio al involucrar al cliente.
  • Mejora el clima de trabajo dentro de la empresa. Estas estrategias aumentan la productividad y hacen que la organización sea más flexible.
  • Se desarrollan productos de alta calidad, con un mejor uso del producto
  • Reducción de los costos de desarrollo.

En resumen, la ingeniería concurrente es una metodología obligatoria para las grandes empresas internacionales y una práctica que deben adoptar las pequeñas organizaciones que quieran mejorar sus resultados.

Fundamentos de la ingeniería concurrente

Dentro de las características de la ingeniería concurrente, encontramos que se basa en cuatro fundamentos principales, estos son

  1. El concepto de Ciclo de Vida
  2. Modelos del proceso de diseño
  3. Arquitectura del producto
  4. El flujo de información en el proceso de diseño

Ciclo de vida del producto

El ciclo de vida de un producto es el conjunto de etapas por las que pasa un producto individual (o un conjunto interrelacionado de componentes físicos o intangibles) para satisfacer una necesidad desde su creación hasta el final de su vida.

En él se reconocen cinco etapas:

  • Diseño conceptual y preliminar
  • Diseño detallado y desarrollo
  • Producción y/o construcción
  • Uso del producto
  • El fin de la vida y la jubilación

Es importante considerar esto porque hay un costo asociado con el ciclo de vida. De acuerdo con la ingeniería concurrente, se recomienda poner más énfasis en las etapas de definición y diseño ya que es ahí donde se pueden lograr los mayores ahorros, ya que una vez que se llega a la fabricación es muy poco lo que se puede hacer para mejorar los costos.

Modelos de diseño de productos

Existen múltiples modelos de diseño que pueden ser manejados en la ingeniería concurrente, sin embargo, se identifican a grandes rasgos dos tipos de modelos de diseño:

  • Modelo de ciclo de diseño básico:
    • Análisis
    • Síntesis
    • Simulación
    • Evaluación
    • Modelo de escenario:
    • Ideación
    • Desarrollo conceptual y básico
    • Desarrollo avanzado
    • Lanzamiento

Arquitectura del producto

La arquitectura de un producto se concreta mediante el establecimiento de reglas de diseño, incluida la definición de módulos, interfaces y plataformas.

  • Regla de diseño: Conceptual, tecnológico, constructivo o comercial.
  • Módulo: Parte de un producto delimitada a través de la información asociada.
  • Interfaz: Superficie (real o virtual) entre un módulo y su exterior.
  • Plataforma: Conjunto de recursos compartidos entre varios productos
  • Flujo de información en el proceso de diseño

Dentro del entorno de la ingeniería de diseño, las necesidades deben obtenerse de todos los miembros relacionados con el proyecto/producto, y para todos ellos deben ser satisfechas. En las metodologías de diseño, las necesidades se conocen como requisitos del cliente o del usuario y son el punto de partida del proceso de diseño.